Ruta Mudéjar en Teruel.

Ruta Mudéjar en Teruel.

Compartelo con tus amigos


Cuando Visitamos  Aragón Nos damos cuenta de lo mucho que tiene para ofrecer, la diversidad de sus paisajes y pueblos, el apego de las gentes a sus raíces, la Gastronomía, el arte, la historia y el patrimonio.

En esta Ruta por el arte Mudéjar conoceremos muchos aspectos de esta tierra.

ruta mudejar

La Comarca del Jiloca

Situada entre provincia de Teruel y Zaragoza. Entre la histórica ciudad de Daroca y el singular paisaje de la Sierra de Albarracín y bañada por el río que le da nombre.

Cuenta con 40 municipios y un total de 58 núcleos urbanos.

En ella podremos encontrar singulares paisajes y Originales fortalezas como por ejemplo el Famoso Castillo de Peracense.

Hoy nos centramos en un recorrido lineal que partiendo desde sus límites con la Provincia de Zaragoza y siguiendo el Curso del Río Jiloca, Nos llevará hasta Calamocha.

En la anterior Ruta, salimos desde la Laguna de gallocanta y nos adentrabamos en las puertas del Reino hasta Daroca. Hoy conoceremos una de las joyas patrimoniales de la Comarca del Jiloca, el arte mudéjar, así como otras construcciones de carácter civil y religioso y tradiciones que perduran desde años o que se han recuperado.

La ruta Mudéjar

Mudéjar deriva de la palabra árabe mudaggan «al que le ha sido permitido quedarse» y se utiliza para designar a aquellos musulmanes españoles que permanecieron viviendo en territorio conquistado por los cristianos durante la Edad Media. De ahí que el arte mudéjar sea una síntesis de elementos artísticos cristianos e islámicos que confluyen en una misma obra.


Se caracteriza por el empleo de materiales económicos, tales como el ladrillo, yeso, cerámica y madera y da especial importancia a los elementos decorativos. Es un arte popular y localista sin aires de grandiosidad, pero que provocó una gran fascinación en el mundo feudal hispánico que perdura hasta hoy día, por tratarse de uno de los artes más bellos que se conservan.


Visitar estas tierras del curso medio del Jiloca es adentrarse en un paisaje salpicado de iglesias mudéjares

ruta mudejar teruel, San martín del río
Comarca del Jiloca Teruel, ruta Mudéjar
Comarca del Jiloca Teruel, ruta Mudéjar

Nuestro viaje comienza en Daroca ( Zaragoza ) una de las más hermosas ciudades aragonesas. Límite entre regiones y reinos y ha vivido siempre en permanente estado de alerta y sigue siendo una de las de más rico patrimonio monumental de Aragón.

Durante la Edad Media coexistieron en Daroca tres comunidades religiosas: la cristiana, mayoritaria y dominante, la musulmana, con una población de más de trescientos miembros que se reunían en torno a un barrio propio con su mezquita y sus servicios, y la judía, que llegó a ser la tercera aljama de Aragón en el siglo XIII.

De obligada visita será realizar una ruta por sus monumentos más emblemáticos, esta información la podremos obtener en la oficina de turismo de Daroca, ubicada en la calle Calle Mayor.

Siguiendo nuestra ruta Mudéjar, prestaremos especial interés en la iglesia de San Juan

su construcción se inició a mediados del siglo XII y es curioso contemplar como únicamente se construyó la base del ábside, en piedra sillar y orientado hacia el este como todos los templos medievales de la ciudad, pero la obra quedó interrumpida, obligando la crisis económica al empleo de un material más asequible. De esta forma, el ábside fue terminado en ladrillo por alarifes mudéjares en el siglo XIII.

Tras encontrar otro ejemplo en la Iglesia de santo Domingo donde su torre de ladrillo fue edificada por alarifes mudéjares sigue el planteamiento de la torre románica de piedra, aquí es donde mejor se aprecia el abandono de la piedra románica por el uso del ladrillo Mudéjar.

Tras haber disfrutado de las puertas , murallas y rincones de Daroca nos dirigimos a San Martín del Río.

Esta población de arraigada de tradición Vinícola cuenta con un Museo del vino al que se pueden realizar visitas guiadas, tras previa petición.

Museo del vino

San Martín del río

En el centro del pueblo se alza la iglesia parroquial de San Martín, una construcción gótico renacentista de finales del s. XVI y considerada una de las joyas de la comarca por su valor artístico. Destacan su órgano, la escenografía para el monumento de Semana Santa, y la torre.

La mayor parte de la torre de San Martín del Río se realizó en el año 1606, año en el que hubo que construir de nuevo el tejado de la Iglesia. Su parte mudéjar consta de cuatro pisos y fue realizada en la etapa final del arte mudéjar y la influencia cristiana se manifiesta cada vez más frente a la tradición islámica. La parte superior de la torre, ya de etapa barroca, recurre a óculos y rombos rodeados de ladrillos colocados al tresbolillo.

Continuando con nuestro trayecto nos encontramos con la siguiente población, Báguena 

El municipio destaca por su arte Mudéjar representado por la Torre de la Iglesia de la Asunción, una de las más bellas y significativas de su género y declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

También encontraremos los restos del un castillo que construyeron los musulmanes y que luego pasó a manos de la Orden del Temple tras la reconquista.

Es muy aconsejable pasear hasta las afueras del pueblo en busca de la ribera del Jiloca, donde se encuentra un hermoso puente de piedra que cruza una antigua carretera y rodeado de un bello paraje.

Desde esta población nos podemos dirigir a Anento, Municipio del que también hablaremos en este Blog.

Burbáguena. 

El primer documento conocido sobre la localidad data del año 1156 donde se la nombra como Burbaca.

Uno de sus edificios más curiosos es la Casa del Marqués o Casa Latorre, una construcción barroca que data de los ss. XVIII- XIX y que perteneció al linaje de los Marqueses de Montemuzo, el edificio destaca por su fachada de tendencia modernista, pues en el s. XIX fue remodelada por un adjunto al gabinete de Gaudí.

Enfrente, un arco de piedra nos conduce a un cedro de Atlas que está catalogado como árbol singular de Aragón. 

Otro de los edificios que destacan de su importante patrimonio Barroco es la iglesia de la Asunción y en especial su bella torre de comienzos del siglo XVII, en la que todavía se percibe la tradición mudéjar, a pesar de que los moriscos habían sido expulsados hacía ya mucho tiempo.

Siguiendo nuestra ruta en coche por la Provincia de Teruel nos encontraremos con Luco de Jiloca. Esta población de la comarca del Jiloca Se ubica en el tramo medio del río  donde podemos ver algunos ejemplares de chopo cabecero, característicos de la zona.
Entre su patrimonio cultural, destaca la Iglesia de la Asunción, un templo que sigue un modelo gótico muy difundido en el Aragón del siglo XVI

En esta población lo que más me cautivó fueron los Jardines que rodean la iglesia parroquial y una interesante exposición abierta y permanente, próxima a un bello palacio aragonés del siglo XVII, en la que se nos muestra un buen número de instrumentos y útiles dedicados a la explotación del cáñamo y la vid.

En su entorno también encontraremos numerosas edificaciones que dan testimonio de antiguos oficios desaparecidos como el molino harinero, martinete de cobre o el pozo nevero.

No podemos dejar de visitar el Mirador de la ermita de Santa Bárbara, desde donde poder contemplar unas bonitas vistas de la localidad y sus alrededores.

Los Zarragones de Luco de Jiloca

Esta tradición se ha dado a conocer en la última década por la recuperación de una de las fiestas de mayor interés de la Comarca, los Carnavales de Luco de Jiloca, en la que lugareños disfrazados de diferentes personajes (zarragones, diablos y madamas) se dedican a perseguir por las calles del municipio a todos los vecinos y visitantes que se acercan esos días a conocer la localidad turolense.

Remontando la ribera del río Jiloca, el viajero llegará hasta el paraje de Entrambasaguas donde se encuentra puente romano de tres arcos sobre el río Pancrudo y que formaba parte de la calzada romana que enlazaba Cesaraugusta y Cástulo.

puente de luco de jiloca, ruta mudéjar

Desde este punto desviamos nuestro camino para conocer las poblaciones de Lechago y Navarrete del Río.

Cuando llegues aquí lo que más te llamará la atención es la Torre Mudéjar, y por ese motivo patrimonio de la humanidad desde 2001.

Al final de la rambla, encontrarás el peirón de la Purísima y, ya fuera del casco urbano los del cabezuelo y Santa Margarita.

También se pueden ver testimonios de un pasado industrial en la tejería, con su esbelta «chaminera» como dicen aquí. Hacia el otro extremo del pueblo, a pie de cantera, la yesería (o aljezar) y junto al río una curiosa caldera de espliego para extraer su esencia.

Terminaremos nuestro camino en Calamocha

Una población cuyos orí­genes documentados se remontan a la Alta Edad Media y hoy en día centro neurálgico de la Comarca del Jiloca.

El tiempo ha hecho de la localidad de urbanismo moderno ya que si entramos a través de la antigua nacional jalonada de hostales y restaurantes donde podemos hacer un alto en el camino. Sin embargo Calamocha también encierra algunas sorpresas al viajero.

Algunos de los lugares más emblemáticos pueden encontrarse en la ribera del río Jiloca tales como el puente romano, construido en el siglo I d.C y que formaba parte de la calzada que unía Cesaraugusta y Cástulo (Zaragoza y Levante) rodeado hoy día de un bello entorno.

En un agradable paseo a junto al Jiloca podemos encontrar la fuente del bosque, el lavadero de lanas o la fábrica de mantas, uno de los últimos vestigios de la antigua industria calamochina, que junto al antiguo molino completan un recorrido hasta llegar al tranquilo parque municipal Rafael Angulo.

Calamocha es también uno de los principales productores del jamón D.O. Teruel y eso se refleja en su gastronomía. El visitante, al terminar esta ruta Mudéjar, podrá sentarse a degustar las viandas de la zona y tomarse unas tapas en sus bares. Ya que necesitaremos recobrar fuerzas para realizar nuestra próxima ruta. PASEANDO JUNTO AL JILOCA



MAPA DE LA RUTA

Powered by Wikiloc

También te pueden interesar :



Compartelo con tus amigos